seguros para talleres mecánicos

Seguros para Talleres: Coberturas necesarias para asegurar un taller mecánico

Un taller mecánico es un negocio donde los riesgos son numerosos y muy variados. En sus instalaciones confluyen a menudo proveedores, empleados y clientes, entre maquinaria pesada, herramientas y vehículos en reparación. Los seguros para talleres son indispensables para abrir este tipo de actividades y en este post te contamos qué coberturas son necesarias para asegurar un taller mecánico.

 

Siempre hay que contar con el riesgo de imprevistos en un negocio, pero en el caso de los talleres de coches es probablemente mayor. Un error de los mecánicos o de cualquier empleado de la empresa puede provocar cuantiosos daños de los que es responsable el empresario, el dueño del negocio de reparación de coches.

 

Por qué asegurar un taller mecánico

Un taller es un lugar de reparación de vehículos, pero también es donde los clientes dejan su automóvil y, en muchas ocasiones, donde se atiende a los propietarios de los coches, motos o furgonetas que se arreglan en el local.

Vehículos, personas que entran y salen de instalaciones industriales, productos y materiales peligrosos y caros… Todos estos elementos juntos hacen que sea imprescindible contar con un seguro para abrir un taller mecánico.

Aunque estas empresas están obligadas a cumplir con unas estrictas medidas de prevención de riesgos, la posibilidad de que suceda un accidente no se puede evitar al 100%. Siempre estamos expuestos a que un golpe o un atropello durante las maniobras de desplazamiento de los automóviles o al manipular piezas o repuestos de gran tamaño nos obligue a dar parte al seguro.

 

Seguros específicos para talleres: riesgos a tener en cuenta

En estos talleres de coches hay que tener presenta diversos factores de riesgo que pueden originar un siniestro y que deben estar cubiertos por seguros específicos para talleres e instalaciones industriales.

Por ejemplo, al reparar el motor de un automóvil o el mecanismo de la dirección, una simple chispa provocada por un cortocircuito o el golpe metálico de un martillo puede originar un incendio en un abrir y cerrar de ojos.

Por otro lado, en estos locales se utilizan herramientas y maquinaria pesada para realizar las reparaciones que pueden sufrir averías que detengan la actividad del taller.

Por no hablar de los productos para coches que se almacenan en el local y que pueden sufrir golpes, derramamientos o cualquier daño que se traduzca en pérdidas económicas para el dueño del taller.

Además, en un taller se utilizan y almacenan elementos muy inflamables como lacas, lubricantes y carburantes, que no sólo pueden alimentar un fuego de forma repentina y generar una explosión, sino que también puede ser tóxicos al ser inhalados por los trabajadores del taller, los clientes o cualquier persona que esté cerca del siniestro.

Otros riesgos que debemos tener presentes a la hora de contratar seguros para talleres mecánicos son:

  • Robos y atracos al taller.
  • Incendio y explosión.
  • Atropellos en las instalaciones o golpes con vehículos.      
  • Inhalación de gases de la combustión como monóxido de carbono, óxidos de azufre y otros hidrocarburos.
  • Riesgos eléctricos como subidas de tensión.
  • Rotura de tuberías y daños por agua.
  • Riesgos derivados de la presencia de agentes químicos: benceno, tolueno, xilenos, etc.
  • Riesgos de contaminación ambiental.

 

Las coberturas de los seguros para talleres

La solución idónea para dar cobertura a talleres mecánicos de automoción y concesionarios de vehículos es contratar una póliza que incluya las coberturas adecuadas para desempeñar esta actividad.

Los seguros multirriesgo de comercios y locales suelen incluir coberturas como daños por agua, incendios y robo, entre otras, aunque en el caso de un taller, además de estos riesgos es necesario considerar coberturas más relacionadas con la actividad de reparación de vehículos en una instalación industrial.

Muchos de los accidentes que se producen en un taller tienen graves y costosas consecuencias que son responsabilidad del empresario, y un seguro es la mejor forma de prevenir situaciones desagradables y salvaguardar su patrimonio ante reclamaciones de todo tipo.

Veamos ahora cuáles son las coberturas en las que cualquier empresario o mecánico emprendedor debe fijarse a la hora de asegurar un taller de coches.

 

Seguro de RC para talleres mecánicos

Quizás el riesgo que más debe preocupar a cualquier empresario dedicado a la reparación de automóviles es la posibilidad de ocasionar daños a terceros. Por eso es importante contar con un buen Seguro de Responsabilidad Civil (RC) al asegurar un taller mecánico.

Esta cobertura incluye particularidades que garantizan la indemnización correspondiente en determinados daños, especialmente, para aquellos más frecuentes.

Por ejemplo, la RC de los seguros de talleres debe cubrir los daños a clientes en el establecimiento, incluidos aquellos accidentales producidos durante la prestación del servicio.  

En este sentido, la RC para talleres mecánicos debe incluir los pequeños accidentes que provocan daños en vehículos en depósito estacionados en el taller y que están bajo la responsabilidad del mecánico durante el tiempo que dura su reparación hasta su entrega.

De igual forma, estos seguros deben cubrir la responsabilidad civil de los probadores de vehículos por los daños personales y materiales a terceros que quedan fuera del seguro obligatorio del automóvil, como consecuencia de las pruebas de los vehículos, incluyendo los daños a los propios coches.

 

RC por Contaminación Ambiental

Entre otras garantías, en los seguros de talleres se incluye la de RC por Contaminación Ambiental, de manera que, si se origina cualquier tipo de vertido de sustancias nocivas para aguas o terrenos colindantes, el seguro se hace cargo de los daños en cuestión.

 

RC post trabajos

Otra situación que se puede dar en el taller, son las reclamaciones por malas reparaciones y sus consecuencias. Durante la reparación de un vehículo se puede cometer un error o negligencia sin querer. Sin embargo, estos errores se suelen percibir tras la finalización del trabajo, cuando el coche ya ha sido entregado al cliente.

En estos casos, conviene tener en incluida en el seguro la cobertura de RC post trabajos.

 

RC Patronal

Por supuesto, como en cualquier negocio que tenga trabajadores a su cargo, el seguro para un taller incluye la cobertura de RC Patronal, la cual cubre las indemnizaciones correspondientes en caso de accidente de los empleados durante la actividad laboral. Si estás interesado en esta garantia, en nuestro blog te contamos más cosas sobre la responsabilidad civil patronal en los seguros para pymes.

 

Cobertura de Daños Eléctricos

Una instalación industrial donde se utilizan herramientas para las reparaciones y maquinaria pesada, precisa de una importante instalación eléctrica. En los talleres, un cortocircuito o una repentina subida de tensión puede llegar a provocar un desastre, afectando a más de un equipo al mismo tiempo.

No obstante, si se dispone de un seguro adecuado, gracias a la cobertura por daños eléctricos en cualquier instalación, todos estos desperfectos podrán solventarse: desde la recepción a la distribución de energía eléctrica.

No importa la causa, ya sea por subida de tensión, cortocircuitos o por motivos relacionados con la actividad del taller. Si se tiene el seguro de talleres adecuado, la aseguradora responderá.

 

Pérdidas por derrames accidentales

Uno de los riesgos específicos de un taller es la posibilidad de derrames accidentales y sus consecuencias. En los talleres se almacenan aceites, lubricantes, combustibles, anticongelantes y otros fluidos imprescindibles para realizar las labores de mantenimiento y reparación de los coches.

Sin embargo, es frecuente derramarlos, ocasionando importantes pérdidas para el negocio. Por ello, un buen seguro debe cubrir las pérdidas del líquido almacenado, producidas por un derrame derivado de un daño accidental en los depósitos o instalaciones.

 

Averías de maquinaria y riesgos informáticos

Hay más incidencias y riesgos específicos que se pueden producir en un taller mecánico y que hay que tener presente.  Por ejemplo, contar con una garantía que cubra averías de la maquinaria puede ser una excelente opción para un taller, ya que están sometidas a un uso diario.

Una cobertura que ofrezca respuesta a la avería del elevador hidráulico o que permita cubrir la reparación de un compresor es una buena inversión para estos negocios.

Lo mismo ocurre con la garantía de riesgos informáticos, cada vez más importante en cualquier empresa o pyme. Un seguro para el taller ya debe tener presente la amenaza de los ciberriesgos y prestar coberturas adecuadas ante un problema relacionado con los sistemas informáticos y los datos del negocio.

 

Defensa jurídica

Los talleres mecánicos también necesitan de otras empresas y proveedores para realizar reparaciones y vender productos de mantenimiento del vehículo. Y están expuestos a que estos productos y servicios resulten lesivos para su negocio por negligencias, artículos deficientes o productos en mal estado.  

Con la cobertura de Defensa Jurídica, en caso de sufrir estos o cualquier otro daño por parte de terceros, siempre podrás contar el respaldo de la aseguradora para realizar las reclamaciones oportunas y exigir una compensación, si se diera el caso.

Compartir: 

Comentarios

Añadir comentario

“En esta empresa se realizan acciones cofinanciadas por la Unión Europea a través del FSE y la Iniciativa de Empleo Juvenil:

Pacto por la Recuperación Económica de Castilla-La Mancha 2015-2020

Cualificación e inserción de personas desempleadas en el mercado laboral.

OT8: Conseguir formación y empleo de calidad.

Objetivo: acceso a un primer empleo de calidad.”